Pues yo te veo muy bien

Raya de lápiz turquesa claro
violeta-pelo-suelto

La empatía es la mayor virtud. Desde ella, todas las virtudes fluyen. (Eric Zorn)

violeta-corazón

Pasados varios meses desde aquel primer dolor, por increíble que parezca, todavía no tenía diagnóstico, tratamiento ni pruebas realizadas. Mi juventud parecía servir de justificante para todo y eximía de realizar prueba alguna. “Yo no tenía nada”; al menos, nada más que un dolor de origen desconocido que trataba de paliar con infructuosas dosis de analgésicos y antiinflamatorios.

Ya por entonces mi estado de ánimo había empezado a menguar al ver cómo mi vida adolescente transcurría en un mar de dudas, impotencia y desesperación. El dolor intenso y constante había conseguido agotar mi energía y vitalidad. Por mi reiterada falta de descanso nocturno me costaba concentrarme y tenía sueño a todas horas.

Las mañanas se llevaban la peor parte. Tenía la sensación de estar en el mundo de Oz, enfundada en el hombre de hojalata, que era incapaz de moverse hasta ser engrasado. Pero yo ni siquiera contaba con un remedio como el que tenía este ser de cuento. Yo lo único que podía hacer era esperar a que pasasen las horas y mis huesos y músculos fueran entrando en calor.

Los días que no iba al instituto, que cada vez eran más frecuentes, los compañeros me informaban acerca de lo que se había explicado y las tareas que nos habían mandado. Un día, un compañero me dijo una de las frases que más he escuchado desde entonces y a la que he tenido que acostumbrarme: yo no te veo tan mal.

Los días menos fríos o los que, por casualidad, me encontraba mejor, era yo misma la que asistía. Para ello, debía coger varios autobuses y caminar una distancia considerable llevando una mochila repleta de libros, ya que, por normativa del centro, no podíamos dejarlos en los pupitres.

Cuando llegaba a mi aula tenía que sentarme en una silla durísima con un respaldo durísimo y aguantar allí durante ocho horas, y sin perder atención a lo que se estaba explicando o a lo que nos estaban preguntando. Tras el gran esfuerzo que me suponía la jornada, llegaba a casa exhausta y al día siguiente parecía que me había caído de un séptimo piso temiendo sobremanera repetir nuevamente el día escolar.

Un día me levanté con un dolor abdominal más fuerte del que solía tener, pero como tenía un examen desayuné y empecé a vestirme. En seguida confirmé que las punzadas en mi abdomen batallaban para no dejarme que me tuviera en pie. Me dolía tanto que apenas podía caminar.

─¿Te duele otra vez? ─me preguntó mi madre.

Yo afirmé con la cabeza porque el intenso dolor afectaba mi respiración y me impedía convertir el aire en palabras.

─Pero a ver, dime dónde te duele exactamente. ¿Es la tripa? ¿Cómo cuando algo te sienta mal? ─me insistía ella.

─No. Es como si fuesen las costillas. ─Repetía yo una y otra vez.

Esta vez, sin esperar más nos fuimos directamente a urgencias.

La sala de espera estaba a rebosar. Tuvimos que esperar más de dos horas hasta escuchar mi nombre por el altavoz.

Cuando entramos en el box me senté en la camilla y observé que había gente encamada por todas partes. Al poco rato vino un médico que se parecía al alto del Dúo Dinámico, menos en lo de ser alto.

─¿Qué te pasa? ─preguntó.

Mi madre le explicó lo que me pasaba y mientras tanto, el médico me miraba con cara de incredulidad y con una media sonrisilla que me estaba poniendo de los nervios. Se puso el estetoscopio y me dijo que me tumbara. Entonces comenzó a percutir dándome esos golpecitos de esa manera tan característica de los médicos.

─Coge aire ─indicó.

Y entonces mi madre, sin querer, dijo la frase que lanzó más piedras sobre mi tejado.

─Ella es nerviosa, hoy mismo tiene un examen─ dijo.

Como si pudiera leer el pensamiento de aquel médico de urgencias, vaticiné las palabras que, muy a mi pesar, vendrían a continuación.

─No puedes venir a urgencias cada vez que tengas un examen. Los nervios hay que controlarlos ─añadió con retintín.

Podría enumerar la larga lista de sentimientos que me inundaron por dentro como un tsunami. Pero sobre todo me sentí juzgada; tratada como una niña pequeña a la que hacen copiar cien veces “no diré que me duele la barriga para no hacer un examen” o castigan en el rincón de pensar.

─No obstante ─continuó el médico─ toma manzanilla que te irá bien por si tuvieras gases.

A última hora llegué al examen tan mareada y pálida que podrían haberme confundido con un miembro de la familia de los Cullen, excepto por lo de la fuerza sobrenatural porque, la mía, por no llegar no llegaba ni a natural. Lo que sí era sobrenatural era el esfuerzo que me suponía cada día intentar seguir con mi vida, y no caer en el desánimo y la desesperación que más tarde me invadirían.

 

violeta-corazón

Botanicum Coloring Book

Maria Trolle

botanicum-coloring-book

The Flower Year: A Colouring Book

Leila Duly

the-flower-year-colouring-book

Mandalas Magical Nature

Colorya

mandalas-para-colorear-adultos
yo_sí_puedo

Últimos Posts

El Elemento – Ken Robinson

El Elemento – Ken Robinson

Quiero hablar hoy de un libro que he recomendado muchísimas veces, y que no dejaré de recomendar: “El Elemento”, del pedagogo británico Ken Robinson. Un libro que me...

leer más
Síndrome de Sensibilización Central. Un gran incomprendido

Síndrome de Sensibilización Central. Un gran incomprendido

Quiero hablar hoy de algo que conozco muy bien, pues convivo con él desde hace más venite años: el Síndrome de Sensibilización Central (entre otras, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica y sensibilidad química múltiple). Un compañero invisible que muchas personas a...

leer más
Noticias falsas. ¿Cómo identificarlas?

Noticias falsas. ¿Cómo identificarlas?

Quiero hablar hoy de cómo prevenir ciertos riesgos del mundo de internet, como las noticias falsas y mentiras en la red. Un tema que está relacionado con mi experiencia profesional, que considero de gran importancia en la sociedad interconectada que vivimos, y que...

leer más
Alimentación. Mi primera experiencia de cambio

Alimentación. Mi primera experiencia de cambio

Hay momentos en la vida que suponen un punto de inflexión; pasa algo que te hace que cambies alguno o varios aspectos de tu vida, y uno de esos cambios para mí fue la alimentación. Cuando en 2013 me adentré en la aventura de experimentar si un cambio de hábitos...

leer más
¡Estoy de estreno!¡Y me sienta fenomenal!

¡Estoy de estreno!¡Y me sienta fenomenal!

Con la llegada de la primavera estreno web. Podría decirse que hasta ahora mi vida se ha desarrollado en dos vías paralelas; o mejor dicho, en tres. Una parte de mí quería estar cerca del mundo del derecho, la mediación, las tecnologías, la gestión de la empresa y el...

leer más
0
Me encantaría conocer tu opinión, deja un comentariox