¡Hola a todos/as!

Como sabéis, llevo varios meses compartiendo mi “experimento” sobre un cambio de alimentación a través de vídeos en youtube. Ahora, inauguro este blog, con mucha ilusión, y que, espero, os guste y os sirva para no sentiros tan solos/as batallando con esta enfermedad. ¡Aquí tenéis vuestra casa! ¡Bienvenidos/as!

Para empezar, por lo llamativo y sorprendente que ha sido para mí, os quiero contar mi experiencia con los lácteos:

Llevaba veintinueve años de mi vida tomando lácteos a diario. Y no me refiero únicamente a leche, quesos o yogures, sino también a los que están presentes en muchos otros alimentos: chocolates, galletas, bollería, postres, salsas… Como yo tenía problemas de huesos, necesitaba calcio, y por lo que yo tenía entendido, la leche era fundamental, me lo habían explicado en la facultad, ¡¿cómo iba a dejar de tomar lácteos?!

En los últimos años había notado que cuando tomaba leche entera o yogures elaborados con ella, me sentía pesada. Así que empecé a tomar desnatados. El sabor no era el mismo, pero casi que hasta me gustaban más, porque sabían menos a vaca. Después de un tiempo probando diferentes marcas, acabé por pasarme a la leche sin lactosa.

No tenía diagnosticada mi enfermedad aún, pero tenía una hernia discal, escoliosis, hiperlordosis, etc., así que tenía unos dolores insoportables. Por aquel entonces trabajaba de monitora de gimnasia y llegaba a casa destrozada. Me dejaba caer en la cama o en el sofá y lejos de empezar a descansar, comenzaba el suplicio: las manos se dormían; yo no. Sentía hormigueo, entumecimiento, acorchamiento, calambres, dolor…, desde la mano hasta el codo. Quienes hayáis tenido estos síntomas, sabréis lo desesperantes que son. Te impiden dormir, aparecen justo cuando estás tumbado/a, y son agotadores.

Cuando empezaron esos síntomas yo no tomaba más medicación que algún antiinflamatorio o analgésico de vez en cuando, y realmente, no encontraba ninguna causa que me hubiese podido originar ese dolor en las manos. Realmente, ni siquiera le di mucha importancia. Creí que sería algo pasajero. Pero me equivoqué. El dolor lo tuve durante más de tres años, repitiéndose cada noche durante meses seguidos, con algún pequeño intervalo de remisión. En ese tiempo, habíamos introducido en mi tratamiento alguna medicación más, pero el hormigueo y el dolor eran prácticamente constantes independientemente de los cambios que introdujéramos en mi tratamiento, así que estábamos todos bastante desconcertados. Unos médicos creían que podía ser de la columna, otros de alguna medicación, alguno me habló del síndrome del túnel carpiano…, pero la verdad es que no teníamos ni idea de por qué me pasaba. Y lo peor para mí era que sin diagnóstico, no podía haber tratamiento, y en consecuencia, un alivio de esos síntomas que me impedían descansar por las noches y me dejaban muy resentida durante el día.

Mi vida siguió su camino, y cada vez era más frecuente verme con las manos vendadas y sin poder girar la manilla de una puerta o quitar el tapón de una botella -las navidades pasadas recuerdo que escribía con la mano izquierda mientras estudiaba para los exámenes de enero-. Pero cuando en abril de este año, empecé a seguir una alimentación sana, evitando, entre otros alimentos, los lácteos, los síntomas de las manos desaparecieron completamente y eso me llamó muchísimo la atención. Podría decir que ha sido el cambio más significativo que he experimentado por el momento. De hecho, han pasado ya cinco meses -desde que eliminé los lácteos de mi dieta- y, no he vuelto a tener esa sensación en las manos ni un solo día. Me siento, además, mucho menos cansada, con menos sueño y mucho más ligera. Ha sido un gran descubrimiento, es por eso que he pensado que esto se merecía un post.




17 Comentarios

  1. Eugenio

    Precisamente hace menos de una semana que una amiga me comentaba que, debido a problemas con las articulaciones, su médico le había dicho que dejase de tomar lácteos. Dice que los síntomas han desaparecido.
    Siempre se nos ha dicho que la leche es muy importante. De hecho, he tomado leche casi todos los días de mi vida. Últimamente me noto pesado (por fuera ya se me notaba), y algo cansado. Los días que no desayuno me siento mejor, cuando debería ser al contrario. Estoy probando a sustituir la leche de vaca por la de almendras y la de soja durante unos días, a ver si noto la diferencia.
    Un gran artículo. Ya estoy esperando leer el próximo.
    Saludos!

    Responder
    • Diana Salvador Rodríguez

      Cada vez hay más gente que se da cuenta. Sobre las bebidas vegetales -que hablaré más adelante-, cada persona es diferente, y no a todos nos sienta bien lo mismo. A mí, la que mejor me sienta es la bebida de arroz ecológica. Es la más ligera de todas, muy digestiva y ayuda a controlar el colesterol.

      Responder
  2. maria

    que buena info diana….. lo probare algun dia… aunq estoy muy enganchada al queso y no se si podre…. he comenzado tambien con mi niño a tomar ya leche de soja…. poco a pocoo…. gracias!!

    Responder
    • Diana Salvador Rodríguez

      ¡Gracias, María! Un día hablaré de los quesos veganos. Están buenísimos. Hay una gran variedad, y con sabores muy conseguidos. ¡Un abrazo!

      Responder
  3. Laura Sanahuja

    Hola Diana! Pues yo tb he empezado a quitarme la leche de vaca y sustituirla por leche vegetal para el tema de mi alergia, leí sobre la leche animal que producía más mucosidad. De momento he probado la de soja, la de almendras y la de arroz. De momento quizás la de soja sea la que más me guste, la de arroz es que me sabe al caldito del arroz… Sinceramente la leche a mi siempre me ha encantado y me va a costar quitármela, pero voy a hacer un esfuerzo a ver si noto mejoría.
    Un abrazo muy fuerte!

    Responder
  4. Luis Morales Fernández

    Hola a todos/as,
    me llamo Luis M. F., soy amigo de Diana, tengo la suerte de tenerla cerca y poder hablar y debatir con ella en persona, y el placer de poder participar de forma activa en este proyecto que han comenzado y que vamos a continuarlo.
    Al igual que ella, yo voy a dedicarme a contar mi experiencia personal y dar mi punto de vista como Farmacéutico y Tecnólogo de los Alimentos.
    Ya me iréis conociendo poco a poco, os adelanto que yo padezco Artritis Reumatoide desde los 13 años y a colación con este post tengo que decir que desde siempre me han dicho que para mis huesos es esencial la leche y lácteos, ya que me aporta mucho Calcio para fortalecerlos y siempre me he quedado con ese consejo y sigo manteniéndolo hoy día.
    Después en mis años de estudio he ido descubriendo, que lo importante para mis huesos es el Calcio, no los lácteos, cosa evidente pero que un día se te ilumina la bombilla y…. premio!!!, te das cuenta que cosas que dice gente como Diana tienen su lógica.
    Los lácteos es una fuente importante de Calcio, pero no es la única fuente y aquí esta el kit de la cuestión, ¿por qué no probar a dejar de tomarlos durante un periodo de tiempo? y sustituirlos por otras fuentes de Calcio.
    Yo todavía no lo he hecho, sigo tomando lácteos.
    Pero ¿porque no darle una alegría a mi amiga Diana y empezar hoy a experimentar una dieta sin lácteos?
    Venga, aquí comienza mi participación con este proyecto, Diana, como ya te dije, me encanta lo que estáis haciendo, me encanta hablar y debatir contigo y ahora voy a dar un paso más y voy a empezar a experimentar en primera persona algunos de los consejos que me comentas.
    Escribo esto para que todos los que leáis este comentario os preguntéis, ¿de verdad cuesta tanto esfuerzo, invertir 3 meses de una vida para experimentar un cambio en la alimentación? que cada uno se responda…
    Y si después de esos tres meses… no noto nada!!! Tragedia?!?!? que va!!!, vuelves a tu alimentación anterior, si te apetece, más simple imposible.
    Diana, mil gracias una vez más por comenzar esta iniciativa, me consta el esfuerzo que estáis haciendo para que miles de personas se animen a dar un paso más.
    Gente que no me conocéis, hacer lo que queráis, pero que seáis conscientes de todas las posibilidades que los alimentos nos ofrecen.
    Un saludo a todos/as.
    Seguimos en contacto.

    Responder
  5. Luis Morales Fernández

    Por cierto no lo he dicho, pero iré publicando los alimentos ricos en Calcio que iré seleccionando.
    Para empezar voy a ir a comprar leche de soja, ya tengo desayuno alternativo al la leche de vaca.

    Responder
  6. Diana Salvador Rodríguez

    Gracias Maribel.
    Siempre recomiendo a quienes se ponen en contacto conmigo y van a realizar un cambio radical en su alimentación, que sigan los consejos de un especialista, y quién mejor que tú para ello. Espero que puedas ayudarles tanto como a mí. Besos.

    Responder
  7. susi

    gracias diana!!!

    Responder
  8. arantza

    No puedo mas q decir Gracias,sigue xfavor

    Responder
  9. raquel jacowicky

    Gracias Diana
    He suprimido los lacteos y las harinas,Los efectos muy importantes en mi FM y fatiga Gracias|||Raquel

    Responder
    • Diana Salvador Rodríguez

      Hola Raquel. ¿Has notado mejoría? Si es así, me alegro. Yo la noté enseguida en relación a algunos síntomas, pues las manos se me dejaron de dormir al cabo de pocos días, y a día de hoy, después de más de año y medio, no me ha vuelto a pasar.

      Responder
  10. Angus

    Hola yo quiero compartir mi experiencia con los lácteos,en primer lugar exponer que soy paciente oncológica( un linfoma no hofkin) y a consecuencia del tratamiento padezco FM,SFC,parestesias y sinusitis crónicas,( no me privó de nada) . Como consecuencia de todo esto empecé a probar todo tipo de medicina alternativa y mi Nano de 5 años es estreñido crónico y su pediatra me recomendó que le diese leche de avena , desde que la bebé va al baño todos los días y yo en casa he quitado los lácteos y yo me encuentro mejor ya no me canso tanto. Llevo meses que me la hago yo y por la creencia que la leche es la fuente de calcio pues le meto sésamo y así me queda más tranquila por ese lado. Desde que he cambiado la alimentación me encuentro mejor pero el tratamiento no lo dejo por que si no me muero de dolor. Un saludo

    Responder
    • mesientabien

      Buen testimonio Angus! Te has descargado el ebook gratuito?

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HE CAMINADO SOBRE BRASAS

Quiero hablaros de una experiencia que me ha demostrado una vez más, lo muy capaces que podemos ser de conseguir algo que aparentemente parece muy difícil, simplemente, porque nuestra mente cree que lo es.   Hace unas semanas estuve en un seminario-taller de...

leer más

LOS SUEÑOS SÍ SE CUMPLEN

¡He vuelto! Hoy quiero contaros el porqué de mi ausencia desde que hace algo más de cuatro meses hicimos el taller sobre comida sana. Y la respuesta es esta:     Y porque estoy preparando un regalito para vosotros/as que muy pronto tendréis en el blog:...

leer más

SÍNDROME TEMPOROMANDIBULAR EN FIBROMIALGIA Y SFC

Hoy quiero hablaros de una dolencia de la que quería hablar desde hace tiempo. Una dolencia que atormenta a muchos afectados/as de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, y a la que no se le suele prestar mucha atención: La Disfunción temporomandibular, Síndrome...

leer más

FIBROMALGIA Y SFC. SUPERAR UN BACHE EMOCIONAL

En esta enfermedad –síndrome- sabemos que hay días, muchos, que son realmente malos. Auténticos días de “M”. Días en los que nos duele tanto todo y nos encontramos tan mal, que nos sentimos tan limitados, tan tan pequeños/as, tan poco capaces de afrontar la vida, y...

leer más

FATIGA CRÓNICA. EL MICROBIOMA INTESTINAL NO ES NORMAL

En este blog he hecho referencia en muchas ocasiones a algo que yo he venido experimentando en mí misma en mi recuperación: la gran importancia que el intestino tiene en nuestra enfermedad. Ahora, no somos solo los pacientes los que nos hemos dado cuenta de esta...

leer más

FIBROMIALGIA Y FATIGA. DIFICULTAD PARA PENSAR.

Quiero hablar hoy de otro de los síntomas que sufrimos los enfermos/as de esta enfermedad. Un síntoma menos conocido que el dolor, y no menos doloroso que la incomprensión: la niebla cerebral, fibroniebla, fibro-nieblina, nieblina mental, fibro fog, o brain fog. Si...

leer más

Share This

DESCARGA YA EL EBOOK CON LAS 12 CLAVES DE MI RECUPERACIÓN DE LA FIBROMIALGIA

DESCARGA YA EL EBOOK CON LAS 12 CLAVES DE MI RECUPERACIÓN DE LA FIBROMIALGIA

Enhorabuena, ya te has inscrito!