El otro día me encontré con un amigo que hacía tiempo que no veía. Después de hablar un rato acerca de la crisis, del ébola, de lo mal que está el trabajo, de los problemas amorosos y de la granizada que había caído en Granada, me preguntó: “Oye, ¿y qué tal tu espalda?”. Entonces pensé que sería bueno dedicar un post a esos síntomas de la Fibromialgia que van más allá del dolor y que pueden resultar difíciles de entender, y de explicar.

Después de muchos años aquejándote de dolores, cansancio, insomnio, pérdida de sensibilidad, mareos, rigidez corporal, y un largo etcétera, la gente de tu entorno al fin memoriza que tienes dolor. Supongo que ellos pensarán en un dolor como el de la contractura que tuvieron una vez en el cuello, el esguince de tobillo que se hicieron practicando algún deporte, o el hueso que se rompieron hace dos años. Lo que sucede es que el dolor en Fibromialgia no es un dolor puntual, sino crónico y generalizado. Si yo tuviera que señalar el punto exacto dónde nace el dolor, sería incapaz de hacerlo, porque es un dolor difuso. Y es agotador porque nunca desaparece. Es el famoso “me duele todo” del que os hablé en otro post, y que nos impide estar sentados/as o de pie mucho tiempo, conducir durante un rato, teclear en el ordenador, escribir a mano, agacharnos o levantarnos, cocinar, limpiar, fregar los platos, caminar, dormir, peinarnos, enjabonarnos el pelo, regar una maceta…

Cuando tienes a tu lado a una persona con una pierna escayolada, el simple hecho de verla te está recordando que es muy probable que esa persona necesite tu ayuda. Y tú le ayudarás con la compra, en las tareas de casa, le acercarás el coche para que no tenga que caminar, le evitarás que haga esfuerzos o movimientos que le perjudiquen, y por supuesto, no le dirás que se vaya contigo de trekking. Pero cuando la persona que tienes delante tiene Fibromialgia, lo más probable es que no actúes así. Básicamente, porque el dolor no se ve. Pero si además, dejamos a un lado el dolor, y pretendemos que recuerdes que esa persona tiene problemas de concentración, de memoria, de percepción, de ubicación, de multitarea, y de claridad mental, directamente, te va a suponer todo un reto. ¿Habrías imaginado que a una persona que padece Fibromialgia le supone un gran esfuerzo hablar por teléfono? Yo tampoco lo imaginaba, hasta que me pasó a mí. Se debe a la neblina mental, la disfunción cognitiva que conlleva esta enfermedad.

De un tiempo a esta parte, venía notando que hablar por teléfono empezaba a ser para mí una obligación, en lugar de una distracción. Era una sensación parecida a cuando te acuerdas que tienes que sacar la basura, una vez que has cenado, te has duchado, y te has tumbado en el sofá. Después de una conversación telefónica, me dolía la cabeza, tenía sensación de sueño y un cansancio inexplicable. Pero yo por aquél entonces, solamente tenía diagnosticada una hernia discal L4-L5 y cualquier síntoma que yo tuviera acababa siendo justificado por ésta. Y es que, cuanto más larga era la lista de cosas que decía que me pasaban, menos credibilidad tenía. De manera que no le di importancia y decidí seguir creyendo que con una faja de neopreno, agua caliente, algún antiinflamatorio, y una alineación de planetas, mi dolor desparecería, y con él, todo ese cansancio y malestar generalizado. No tenía ni idea de que todos esos síntomas que yo sentía tenían explicación y estaban recogidos en el cuadro clínico de la Fibromialgia.

Cuando hablamos por teléfono, tenemos que hacer un esfuerzo mayor que en otras interacciones sociales en las que interviene la comunicación no verbal. Consumimos una gran cantidad de energía. Y en las personas con Fibromialgia, esa energía ya es de por sí escasa, por lo que, si realizamos actividades que suponen aún más desgaste, acabaremos, como a mí me pasaba, necesitando meternos en la cama para recuperarnos. Y eso por no hablar, y no es exageración, de los dolores en brazo, cuello, y cara derivados de sujetar el teléfono.

Podéis imaginar lo difícil que resulta para nosotros/as explicar que nos cuesta realizar una simple actividad como hablar por teléfono, sabiendo que nos van a tachar de hipocondríacos/as y exagerados/as. “Te lo he dicho mil veces”; “eso ya me lo has preguntado”; “nunca te acuerdas”; “¿cuántas veces tengo que repetírtelo?”, son algunas de las frases que estamos acostumbrados/as a escuchar. Y es que, por mucho que expliquemos una y otra vez que tenemos Fibromialgia, que tenemos alteraciones cognitivas, no tenemos una pierna escayolada ni llevamos muletas, y por muchas personas de nuestro alrededor, nuestras palabras transitan sin pena ni gloria.

Pero hablar por teléfono es solo un ejemplo al que acompañan muchas otras acciones y actividades que para una persona sana pueden resultar muy sencillas e incluso, relajantes, como leer, escuchar música, conversar, o pensar. Nuestro cerebro parece estar saturado, y hace que nos resulte más difícil entender lo que nos están explicando, recordar algo que pasó hace poco, o recordar nombres de personas o cosas, y sobre todo números. Otras, como por ejemplo estudiar, constituyen una auténtica carrera de fondo.

Todos estos síntomas tienen un enemigo común: el estrés.  El dolor, la fatiga y el insomnio constantes nos provocan tensión y ansiedad  —estrés—, y a su vez, ese estrés hace que nuestros síntomas empeoren. Entramos en un círculo vicioso que nos crea un cóctel molotov emocional a punto de estallar. Por eso, debemos combatir el estrés. Y para ello tenemos que empezar a limpiar nuestro organismo de todo lo tóxico. Porque es fundamental si queremos recuperar nuestra salud.




HE CAMINADO SOBRE BRASAS

Quiero hablaros de una experiencia que me ha demostrado una vez más, lo muy capaces que podemos ser de conseguir algo que aparentemente parece muy difícil, simplemente, porque nuestra mente cree que lo es.   Hace unas semanas estuve en un seminario-taller de...

leer más

LOS SUEÑOS SÍ SE CUMPLEN

¡He vuelto! Hoy quiero contaros el porqué de mi ausencia desde que hace algo más de cuatro meses hicimos el taller sobre comida sana. Y la respuesta es esta:     Y porque estoy preparando un regalito para vosotros/as que muy pronto tendréis en el blog:...

leer más

SÍNDROME TEMPOROMANDIBULAR EN FIBROMIALGIA Y SFC

Hoy quiero hablaros de una dolencia de la que quería hablar desde hace tiempo. Una dolencia que atormenta a muchos afectados/as de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, y a la que no se le suele prestar mucha atención: La Disfunción temporomandibular, Síndrome...

leer más

FIBROMALGIA Y SFC. SUPERAR UN BACHE EMOCIONAL

En esta enfermedad –síndrome- sabemos que hay días, muchos, que son realmente malos. Auténticos días de “M”. Días en los que nos duele tanto todo y nos encontramos tan mal, que nos sentimos tan limitados, tan tan pequeños/as, tan poco capaces de afrontar la vida, y...

leer más

FATIGA CRÓNICA. EL MICROBIOMA INTESTINAL NO ES NORMAL

En este blog he hecho referencia en muchas ocasiones a algo que yo he venido experimentando en mí misma en mi recuperación: la gran importancia que el intestino tiene en nuestra enfermedad. Ahora, no somos solo los pacientes los que nos hemos dado cuenta de esta...

leer más

FIBROMIALGIA Y FATIGA. DIFICULTAD PARA PENSAR.

Quiero hablar hoy de otro de los síntomas que sufrimos los enfermos/as de esta enfermedad. Un síntoma menos conocido que el dolor, y no menos doloroso que la incomprensión: la niebla cerebral, fibroniebla, fibro-nieblina, nieblina mental, fibro fog, o brain fog. Si...

leer más

Share This

DESCARGA YA EL EBOOK CON LAS 12 CLAVES DE MI RECUPERACIÓN DE LA FIBROMIALGIA

DESCARGA YA EL EBOOK CON LAS 12 CLAVES DE MI RECUPERACIÓN DE LA FIBROMIALGIA

Enhorabuena, ya te has inscrito!