Quiero hablar de un tema que no es bonito; que produce cierto pudor y arrastramos a veces durante años, pero que es importante empezar a tratar cuanto antes en caso de padecer fibromialgia y otro tipo de alteraciones o desórdenes del sistema, pues puede hacer empeorar cada vez más nuestros síntomas si no lo solucionamos a tiempo.

Voy a utilizar –reescribiéndola- una fábula que leí hace ya unos cuantos años y que algunos de vosotros/as seguro que conoceréis: La fábula del jefe.

Al principio de la humanidad, cuando se creó el cuerpo humano, algunos órganos y elementos se reunieron en asamblea; empezaron a discutir sobre a cuál de ellos le correspondía ser el jefe. El cerebro se quedó pensando y dirigiéndose a los demás dijo, “Debo ser yo el jefe, porque ordeno el funcionamiento de todos vosotros”. Los ojos lo miraron con incredulidad y enseguida replicaron, “Te equivocas. Nosotros debemos ser los jefes. Guiamos todo el cuerpo”. El corazón, tan pasional como siempre, se sintió despechado y empezó a latir apresuradamente al ver que no le habían propuesto a él ser el jefe, y entre sollozos dijo, “¿Es que no lo veis? ¡Me corresponde a mí ser el jefe! ¡Soy yo el que lleva la sangre para que vosotros funcionéis!”. El estómago, que ya tenía hambre y quería que la reunión terminara cuanto antes, rápidamente contestó: “No se hable más, seré yo el jefe, que os alimento a todos”. La piel, muy fina ella expuso, “Yo debo ser la jefa, pues os protejo del exterior”. Las piernas, dieron unos pasos y al final se detuvieron diciendo al unísono, “Ni hablar. Seremos nosotras las jefas. No podéis negar que os transportamos para que podáis ver mundo”. Entonces el intestino, que había estado todo el rato callado, propuso ser él el jefe. Incrédulos, los demás órganos empezaron a murmurar y a reírse. “¿Cómo puede decir algo así? ¿Quién se ha creído que es?” –escuchó. Él un tanto enfadado por el rechazo de sus compañeros, decidió dejar de funcionar durante seis días. Al quinto, el cuerpo ya estallaba; el cerebro no podía pensar; los ojos se nublaban; el corazón amenazaba con pararse; el estómago se sentía fatal; la piel sudaba; las piernas temblaban, e incluso las otras partes del cuerpo que no habían asistido a la reunión empezaron a quejarse del mal funcionamiento del organismo. Los órganos, desesperados, decidieron reunirse en asamblea para poner fin al conflicto. Decidieron entonces someter el puesto urgentemente a votación. Todos los miembros votaron, y el intestino salió elegido jefe por unanimidad.

Esta fábula, conocida sobre todo por su carácter burlesco en su versión original, nos sirve para entender la importancia de un buen funcionamiento de los sistemas digestivo y excretor. Cuando por diferentes causas nuestro organismo alcanza un nivel alto de acumulación de toxinas, se desequilibra, produciéndose un mal funcionamiento global, con síntomas muy diversos. Los órganos y sistemas se saturan y no son capaces de eliminar todas esas toxinas, que vuelven a la sangre y a los tejidos, llevándonos a un círculo vicioso de toxicidad. El intestino, actúa como primera barrera de defensa del organismo, evitando que patógenos y sustancias no deseadas pasen al mismo; pero una mala salud intestinal provoca una sobrecarga de nuestro sistema inmune dejándonos “vendidos/as” ante la enfermedad -imaginad la gran cantidad de residuos que pueden llegar a acumularse en los 7 u 8 metros y medio de intestino que tenemos-. Y es que un buen funcionamiento del sistema de eliminación de sustancias de desecho, que realiza el hígado, es fundamental para recuperar nuestra salud, pero también lo es el impedimento intestinal de entrada de tóxicos a nuestro organismo. Como nos enseña esta fábula, el intestino es “el jefe”, el origen de muchas de nuestras dolencias, y debemos prestarle la atención que merece para conseguir que funcione correctamente. Unos buenos hábitos alimenticios y de vida nos van a ayudar a que nuestro intestino funcione correctamente. Algo fundamental para recuperar nuestra salud.




HE CAMINADO SOBRE BRASAS

Quiero hablaros de una experiencia que me ha demostrado una vez más, lo muy capaces que podemos ser de conseguir algo que aparentemente parece muy difícil, simplemente, porque nuestra mente cree que lo es.   Hace unas semanas estuve en un seminario-taller de...

leer más

LOS SUEÑOS SÍ SE CUMPLEN

¡He vuelto! Hoy quiero contaros el porqué de mi ausencia desde que hace algo más de cuatro meses hicimos el taller sobre comida sana. Y la respuesta es esta:     Y porque estoy preparando un regalito para vosotros/as que muy pronto tendréis en el blog:...

leer más

SÍNDROME TEMPOROMANDIBULAR EN FIBROMIALGIA Y SFC

Hoy quiero hablaros de una dolencia de la que quería hablar desde hace tiempo. Una dolencia que atormenta a muchos afectados/as de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, y a la que no se le suele prestar mucha atención: La Disfunción temporomandibular, Síndrome...

leer más

FIBROMALGIA Y SFC. SUPERAR UN BACHE EMOCIONAL

En esta enfermedad –síndrome- sabemos que hay días, muchos, que son realmente malos. Auténticos días de “M”. Días en los que nos duele tanto todo y nos encontramos tan mal, que nos sentimos tan limitados, tan tan pequeños/as, tan poco capaces de afrontar la vida, y...

leer más

FATIGA CRÓNICA. EL MICROBIOMA INTESTINAL NO ES NORMAL

En este blog he hecho referencia en muchas ocasiones a algo que yo he venido experimentando en mí misma en mi recuperación: la gran importancia que el intestino tiene en nuestra enfermedad. Ahora, no somos solo los pacientes los que nos hemos dado cuenta de esta...

leer más

FIBROMIALGIA Y FATIGA. DIFICULTAD PARA PENSAR.

Quiero hablar hoy de otro de los síntomas que sufrimos los enfermos/as de esta enfermedad. Un síntoma menos conocido que el dolor, y no menos doloroso que la incomprensión: la niebla cerebral, fibroniebla, fibro-nieblina, nieblina mental, fibro fog, o brain fog. Si...

leer más

Share This

DESCARGA YA EL EBOOK CON LAS 12 CLAVES DE MI RECUPERACIÓN DE LA FIBROMIALGIA

DESCARGA YA EL EBOOK CON LAS 12 CLAVES DE MI RECUPERACIÓN DE LA FIBROMIALGIA

Enhorabuena, ya te has inscrito!