Hoy quiero explicar el porqué de este blog. Un blog que trata de intolerancias alimentarias, desintoxicación física y emocional, fibromialgia, hábitos saludables y consumo consciente:

Nunca había sido una persona especialmente preocupada por la calidad de mi alimentación. Las asignaturas de nutrición y bromatología de la carrera eran de las que menos me gustaban, e incluso se me hacía un poco pesado estudiarlas. Nos explicaban las propiedades de la carne, de la leche, del huevo, del pescado, de cómo se hace el vino o la cerveza, e incluso, de cómo hay que cortar el jamón…; pero, para ser sincera, la nutrición no me preocupaba demasiado. Carecía de criterio propio y comía lo que se suponía que había que comer.

Fueron pasando los años, no sin dificultades, como resumo en el apartado “Quién soy” de este blog, hasta que llegó el día del diagnóstico de fibromialgia. Una enfermedad que solo conocía de oídas, y que me cayó como un jarro de agua fría porque, es una enfermedad crónica, para la que, me dijeron, no existía ninguna solución. Y aunque la medicina tuviera claro que se trataba de una enfermedad reversible y que, por tanto, se podía mejorar, no se conocía entonces, ningún caso de alguien que lo hubiese conseguido, y mucho menos, que hubiese llegado incluso a hacer vida normal.

Como se procede en la mayoría de los casos tras el diagnóstico de fibromialgia, mi médico, con su mejor intención, me recetó medicación para intentar aliviar el dolor: anticonvulsivos, antidepresivos diversos, antiinflamatorios, analgésicos, somníferos… Medicación que, muy a mi pesar, no me llegó a aliviar el dolor hasta alcanzada una dosis tremendamente elevada. Tanta medicación en mi sangre suponía que no pudiese apenas ponerme de pie, y mucho menos conducir, llegando incluso a sufrir en alguna ocasión síndrome de abstinencia. Era evidente que aquello no podía ser bueno.

Esperando por consejo de mi doctora de medicina interna, algún tratamiento complementario, en la unidad del dolor de mi hospital, como la acupuntura o el quiromasaje, me encontré con que, no solamente no me proporcionarían ninguno de estos tratamientos, pues se proporcionaban para otras dolencias, pero no para la fibromialgia, sino que además, me advertirían de que con ese ritmo de medicación no llegaría a los cincuenta años. Fue entonces cuando me di cuenta de que mi vida tenía que cambiar y estaba dispuesta a mover cielo y tierra para encontrar algo que me hiciese mejorar. Busqué, pregunté, leí, volví a buscar, volví a preguntar, volví a leer, y un día topé con un caso de recuperación de una chica enferma de fibromialgia. Pensé que, si aquella joven había podido mejorar su calidad de vida gracias a una alimentación adecuada, yo también tenía que poder hacerlo.

A partir de ese momento, me puse en manos de una nutricionista, que me explicó que debía empezar a limpiar mi organismo de todas las toxinas procedentes de alimentos “sucios” que generan residuos que entran en nuestro cuerpo a través de nuestro intestino, como si de una intolerancia alimentaria se tratase. Tomé infusiones durante un mes cuya función era depurar el hígado, y lo cierto es que notaba cómo si mi organismo se desintoxicase. Era una sensación similar al síndrome de abstinencia que como os comentaba, había padecido en alguna ocasión. Entre otras sensaciones, mi olfato se agudizó, y percibía olores que en circunstancias normales nunca había notado. Sentía un rechazo enorme por los perfumes y ambientadores, como les pasa a las embarazadas. Me dijeron que era porque mi hígado se estaba desintoxicando y detectaba con mayor intensidad cualquier producto químico. Yo no sabía si aquella era la verdadera razón, pero era cuanto menos, curioso.

En los inicios, centré mi alimentación en las directrices de la alimentación macrobiótica que se basa en consumir granos de cereal combinados con vegetales, legumbres y algas, siendo la comida que ingerimos, integral, natural, y no procesada. Se trata de una dieta completa y equilibrada, unida a un estilo de vida activo y respetuoso con el medio ambiente. Pero además, me habían aconsejado añadir a este tipo de alimentación unas cuantas condiciones más al padecer fibromialgia: suprimir o sustituir los lácteos, el gluten y los azúcares refinados. En “Mi experiencia con los lácteos” os hablé de una parte de mi mejoría.

En base a todo esto, mi intención es reunir, en este blog, todas estas experiencias y mejorías que estoy viviendo, y los conocimientos que voy adquiriendo. Entre otras pautas -dirigidas a la desintoxicación física y emocional-, ayudaros a conocer los alimentos que yo consumo habitualmente —y que no son muy conocidos—, para que vosotros también los probéis, tanto si padecéis fibromialgia como si no, y que se basan en alimentos “sin”, ecológicos, frescos, nutritivos y sanos. Una parte muy importante del conjunto de hábitos que nos pueden ayudar a recuperar nuestra salud.




15 Comentarios

  1. Mar

    Hola Diana:
    Podrias poner un articulo explicando mas detalladamente tu dieta macrobiotica.Como es y que comes cada dia.El libro de maribel es de comida macrobiotica o no.Pues lleva carne pesacado,huevos,fruta yo creia que los macrobioticos eran mas bien veganos.

    Responder
  2. Diana Salvador Rodríguez

    Hola Mar. No te preocupes que iré explicando detalladamente en qué consiste esta alimentación.

    Responder
  3. Esther Serrano

    Hola, soy Esther, tengo 48 años camino ya de los 49 y a mi me diagnosticaron la Fibromialgia a los 39 después de muchos años de dar vueltas y vueltas, como a todas me decían que era psicosomático, al final me encaré con el médico y le dije que si er psicosomático me enviara al psiquiatra porque yo sentía el dolor en todo el cuerpo y estaba realmente exhausta todos los días de mi vida, así que si era locura debían ingresarme en un centro de salud mental, al decirle esto y verme tan tajante admitió por fin que lo que padecía era Fibromialgia ( algo que ya hacía yo tiempo que sospechaba).No me alargaré en deciros que me hincharon a pastillas que lejos de quitarme el dolor sólo hacía que estuviera empanada y más cansada aún. Después de tres años en los que me sentía un zoombie llegó a mis manos un libro de Mª Angels Mestre, una arquitecta que había podido vencer los dolores de la fibromialgia y en él explicaba los cambios que había tenido que realizar tanto en su actitud mental como en la alimentación, ese cambio de estructura psicologica fue un revulsivo para mí, recuerdo que después de leerlo me quedé toda una noche sin dormir meditando conmigo misma, asumiendo y tomando decisiones, por lo que decidí abandonar todo el medicamente que sólo me dejaba atontada y no me calmaba e introducir cambios en mi alimentación así como en mi actitud mental, ese día me prometí a mi misma que no iba a dejar que la Fibromialgia gobernara mi vida y que haría lo posible para que esta enfermedad no me impidiera hacer lo que me gusta y disfrutar de los míos, la verdad es que desde ese momento empecé a encontrame mucho mejor, no os diré que el dolor desaparece porque aún tengo días malos y hay que añadir que hace tres años me tuvieron que operar de una artródesis vertebral lumbar, es decir me quitaron dos discos y en su lugar llevo dos barras y seis tornillos de titánio para fijar mi columna, pero os puedo decir que la alimentación se nota y mucho. Lamentablemente en casa siempre hemos ido muy justos de dinero por lo que podéis imaginar que cuando no se tiene dinero, las verduras frescas, la carne , el pescado, al fruta se reserva para los más pequeños y se abusa de la pasta que es bien barata y sacia. Desde que leí ese libro he intentado pro todos los medios evitar al máximo ese tipo de alimentación e intentar en la medida de lo posible realizar una alimentación natural, pero muchas veces la realidad es tozuda y cuando nos quedamos ambos en el paro la cosa se volvió a complicar mucho y mis dolores volvieron a incrementarse, así que es evidente que la alimentación y el estado psicológico es algo que afecta muy mucho a nuestra enfermedad. Por suerte y después de 4 años muy duros volvimos a trabajar ambos y eso me permitió volver a retomar una alimentación más natural, no la que me gustaría porque arrastramos aún muchas deudas y lamentablemente la alimentación ecológica es más cara (lógicamente) y no puedo permitirmela pero si os digo que no tomo azucar, no tomo carne roja, no como pasta, el arroz es integral así como el poco pan que como de centeno, en nuestra diata hay una gran presencia de verduras y legumbres, así como de fruta y también pescado, en cuanto a los lácteos pues nunca me ha apetecido tomarme un vaso de leche por las mañanas, mi madre ya me tenía que obligar de pequeña, sólo tomo yogures desnatados y queso por aquello del calcio porque además tengo deficit de Calcio y Vitamina D pero cada vez me apetecen menos así que para proveer a mi cuerpo de Calcio introduje en mi dieta semillas de sésamo y algas y aunque no he dejado del todo los lácteos, despues de leer el blog creo que provaré de retirarlos del todo y provar la leche de arroz, lo que más extrañaré será el queso así que habrá que buscar uno vegetal ;-).
    Hoy he encontrado tu blog Diana a través de facebook, de manera casual y me encanta el trabajo que realizas porque sé que ayudará a mucha gente que está muy perdida y muy sola ante esta enfermedad tan cruel.
    Lamento la extensión de mi respuesta, sólo quería daros mi testimonio refrendando que la alimentación es una parte muy importante de la mejoría de los sintomas junto con nuestro estado anímico. Gracias

    Responder
  4. Esther Serrano

    Disculpad los lapsus ortográficos, es algo que me ocurre con frecuencia desde que tengo Fibromialgia, hago un baile de letras a veces al escribir con ordenador, otras como soy bilingüe (catalan-castellano) cambio algunas palabras porque pienso en catalan y escribo en castellano, sólo me pasa al ordenador pero es algo que me da mucha rabia…… esa dichosa neblina ……………

    Responder
  5. Mar

    Hola , me llamo Mar. No voy a contar desde el principio mi experiencia con la fibromialgia, porq son con algunos matices muy parecidas! La alimentacion es “clave”… debemos comer alimentos q no nos intoxiquen, hay algunos q son comunes como: lacteos, trigo, carne, huevos, azucar, chocolate…y otros se pueden saber con un “test de intolerancia alimentaria”. Si evitas comer estos alimentos q tu cuerpo no tolera….te vas a desintoxicar! Un poco de ejercicio fisico….hay q sudar un poquito! (A tu ritmo)Es otra manera de eliminar toxinas! Fumas?….pues olvidate! Y alcohol ? Nada.
    La pregunta q te haces es…..y yo ahora q como?….pues mi alimentacion basicamente es: verdura, arroz integral, pseudocereales( mijo, quinoa),legumbres, fruta y frutos secos.
    Esto q os acabo de explicar, solo me ha costado seis años de mi vida en atar cabos…..ya q los medicos….hacen lo q pueden…pero no saben de q va! Es la primera vez q me animo a explicar mi experiencia….espero q pueda ayudar a alguien!
    …..y sigo investigando!…..pues no hay mayor recompensa q mi curacion!
    Animo!….esto no va a poder con nosotras!

    Responder
  6. Mar

    Hola Diana:
    Yo tambien como tu tengo problemas discales y eso unido a la fibromialgia me causa muchos problemas.Tengo ganas de un articulo tuyo con informacion sobre dieta y suplementos para el debilitamiento oseo y demas patologias de esta enfermedad.Un salñudo

    Responder
  7. Diana Salvador Rodríguez

    Gracias Esther y Mar.
    Poco a poco iré explicando todos los detalles de lo que voy experimentando. Por lo pronto, Mar, te recomiendo el té kukicha o té de tres años, que nos aporta mucho calcio. Y por otro lado, yo tomo magnesio en cápsulas a diario (mejor en ampollas/oligoelementos que en comprimidos), es imprescindible para la formación del hueso. Es mejor que tomar calcio porque favorece la absorción de vitamina D que necesitamos para que el calcio pase a través de nuestro intestino.
    Esther, me alegro de que tú también hayas podido comprobar que la alimentación sana es muy beneficiosa para quienes padecemos esta enfermedad.

    Responder
  8. Esther Serrano

    Hola Mar,

    Yo tengo mucha artrosis además de la fibromialgia, aunque sólo tengo 48 años hace años que tengo las cervicales con artrosis y los discos lumbares se me rompieron por eso y de ahí mi operación de artrodesis y la fijación con tornillos y barras. Ahora estoy convalescente de una operación de Hallux Valgus y metatarsos así que como veis los huesos son mi punto débil. Yo tomo desde hace tiempo magnesio, por la mañana y por la noche es muy importante para la musculatura, evita calambres, contracturas y equilibra el sistema nervioso, regula también el azucar y la producción de insulina ( algo que me va bien pues aunque no soy diabética tengo sindrome de resistencia a la insulina) además mi endocrina me recetó un complejo vitaminico con oligielementos y vitamina D ya que tengo déficit, ahora me compraré el Te de tres años tal como dice Diana pues me ayudará junto con las algas que hace años tomo al aporte de calcio que necesito.

    Responder
  9. Àngels Espeig

    Hola Diana, ya estoy en tu blog que sé estás elaborando con mucha ilusión intentando ayudar a personas afectadas rotas por esta enfermedad. Adelante con tu trabajo, seguro que será, ya es un éxito. Cuida’t, petonets.

    Responder
  10. Mª Luisa Castaño Rufino

    Hola Diana , me llamo Mª Luisa yo tambien soy de Granada pero vivo en Sevilla, me alegro de encontrarte y con ello saber todo lo que conlleva la alimentacion en la fibromialgia , yo la padezco desde hace bastante años y tengo todos los sintomas que tienes tú , por ello te agradeceria que nos dieras toda la información posible junto que libros comprar , gracias …un abrazo.
    Mª Luisa

    Responder
    • Diana Salvador Rodríguez

      Hola Mª Luisa. En este post comenté los libros sobre alimentación con lo que yo empecé.

      http://mesientabien.com/wordpress/fibromialgia-y-alimentacion-mi-experiencia-personal/

      Eso en cuanto a alimentación. Pero hay una parte también muy importante (fundamental) que es la limpieza del organismo (de sistema linfático, de intestino, de hígado, de vesícula, etc), y el trabajo emocional, puesto que las emociones quedan retenidas en nuestro cuerpo, generando reacciones fisiológicas que desequilibran el buen funcionamiento de nuestro organismo.

      Responder
  11. Conchi Moncada Quiñonero

    Por favor ayudame soy obesa y morbida
    mido 1.58.05.y peso 107.00.
    ya hice una dieta que me recomendo la psicóloga.
    Por poco tiempo baje de peso y me encontre mejor.
    Pero todo requiere un compromiso y las perdonas gorditas no tenemos mucha voluntad bueno o no por mucho tiempo.
    Asi que aqui estoy inflada a pastillas.
    tramadol, Nolotil, Paracetmol.omeoprazol, y a principios de enero me pusieron morfina y cortisona .
    pues estuve 4 dias en urgencias en Bellvigche .Pues hacia 10 dias en cama
    con dolores tremendos y sin casi poder moverme.
    Ya tengo la nueva resonancia y tengo otra protusion L 2 L 3. Aparte de la L 4 y un disco desgastado.
    Claro mi peso incrementa el dolor.
    Bueno quiero cambiar y veo que las medicinas no me ayudan mucho.
    El de la Clinica del Dolor me amenazo si no pierdes no te infiltro.
    y yo me puse a llorar.
    Bueno gracias por escucharme .
    Tengo 46 años.

    Responder
  12. estela

    h ola Diana ,estoy haciendo la alimentación con Maribel,hace dos meses.Se me quito la acidez ,bastante la rigidéz que duraba hasta la noche,está disminuyendo el deseo por lo dulce ,el pan ,pero aún salpico algo de queso y glúten .La verdad no sé preparar comidas ,galletas …. en fin el cambio es muy grande y yo estoy sin ayuda y tengo 70 años ,trato de hervir verduras ,cereales,preperar leches vegetales cuando estoy mejor,me hago revueltos ,juntando los ingredientes que he preparado .El pan de arróz no lo puedo comer ,me sabe a tergopol .Espero me ayudes con recetas Muchas gracias soy Argentina

    Responder
    • Diana

      Hola Estela,

      ¿Has probado a comer el pan de arroz tostándolo? Cuando lo horneas, tiene que quedar crujiente, y aún así, yo lo tuesto antes de comerlo. Pero si de todas formas te cuesta comerlo, ¿has probado el trigo sarraceno? En algunos sitios venden panes naturales, galletas, etc, de esta harina y si no, también puedes probar a hacerte crepes en casa.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HE CAMINADO SOBRE BRASAS

Quiero hablaros de una experiencia que me ha demostrado una vez más, lo muy capaces que podemos ser de conseguir algo que aparentemente parece muy difícil, simplemente, porque nuestra mente cree que lo es.   Hace unas semanas estuve en un seminario-taller de...

leer más

LOS SUEÑOS SÍ SE CUMPLEN

¡He vuelto! Hoy quiero contaros el porqué de mi ausencia desde que hace algo más de cuatro meses hicimos el taller sobre comida sana. Y la respuesta es esta:     Y porque estoy preparando un regalito para vosotros/as que muy pronto tendréis en el blog:...

leer más

SÍNDROME TEMPOROMANDIBULAR EN FIBROMIALGIA Y SFC

Hoy quiero hablaros de una dolencia de la que quería hablar desde hace tiempo. Una dolencia que atormenta a muchos afectados/as de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, y a la que no se le suele prestar mucha atención: La Disfunción temporomandibular, Síndrome...

leer más

FIBROMALGIA Y SFC. SUPERAR UN BACHE EMOCIONAL

En esta enfermedad –síndrome- sabemos que hay días, muchos, que son realmente malos. Auténticos días de “M”. Días en los que nos duele tanto todo y nos encontramos tan mal, que nos sentimos tan limitados, tan tan pequeños/as, tan poco capaces de afrontar la vida, y...

leer más

FATIGA CRÓNICA. EL MICROBIOMA INTESTINAL NO ES NORMAL

En este blog he hecho referencia en muchas ocasiones a algo que yo he venido experimentando en mí misma en mi recuperación: la gran importancia que el intestino tiene en nuestra enfermedad. Ahora, no somos solo los pacientes los que nos hemos dado cuenta de esta...

leer más

FIBROMIALGIA Y FATIGA. DIFICULTAD PARA PENSAR.

Quiero hablar hoy de otro de los síntomas que sufrimos los enfermos/as de esta enfermedad. Un síntoma menos conocido que el dolor, y no menos doloroso que la incomprensión: la niebla cerebral, fibroniebla, fibro-nieblina, nieblina mental, fibro fog, o brain fog. Si...

leer más

Share This

DESCARGA YA EL EBOOK CON LAS 12 CLAVES DE MI RECUPERACIÓN DE LA FIBROMIALGIA

DESCARGA YA EL EBOOK CON LAS 12 CLAVES DE MI RECUPERACIÓN DE LA FIBROMIALGIA

Enhorabuena, ya te has inscrito!